¿Dónde se catan los vinos en Pazo Baión? El Templo, el Palomar y la Mesa Redonda

Donde se catan los vinos condiciona la experiencia

No solo importan las cosas que hacemos, sino también dónde las hacemos. Los espacios no solo componen la geografía de nuestras vidas, sino también nuestra propia cartografía emocional. La casa de nuestros padres, el colegio en el que estudiamos, el edificio en el que trabajamos tantos años… Los lugares físicos condicionan nuestro día a día y se quedan clavados en nuestra memoria. Forman parte inseparable de los acontecimientos que recordamos. Por eso, en Pazo Baión somos conscientes de la importancia de los espacios donde se catan los vinos en nuestra propiedad.

Tenemos la suerte de que la finca de Pazo Baión está plagada de rincones icónicos y tranquilos. Lugares relajantes y hermosos en los que uno puede tomarse con calma una copa de nuestros albariños de pago mientras disfruta de la naturaleza y la historia que lo rodea.

Más allá de este hecho, en Pazo Baión hemos habilitado tres espacios excelsos donde se catan los vinos de pago elaborados en nuestra bodega, así como otras elaboraciones de Condes de Albarei, en función del plan de enoturismo seleccionado por los visitantes. Tres lugares muy especiales que nos recuerdan a referentes culturales de primer nivel: el Templo, el palomar y la Mesa Redonda.

El Templo: La sala de catas

En muchos espacios históricos se esconden secretos por debajo de lo que podemos ver a simple vista. Cosas fantásticas enterradas bajo el peso de la Historia. O, como en el caso de Pazo Baión, enterradas bajo tierra. Literalmente.

Cuando el prestigioso arquitecto César Portela se puso a trabajar en la rehabilitación y reforma de Pazo Baión que le encomendó Condes de Albarei, descubrió que en una parte de la antigua vaquería de la finca había una sala llena de tierra que, en realidad, tenía un altura extraordinaria. Esa estancia hoy en día es la sala de catas de un complejo enoturístico de vanguardia.

Una vez limpia y vaciada, lo que quedó fue un espacio que destaca por su sobrecogedora altura, gracias a unas columnas de piedra imponentes y hermosas. Precisamente, estas columnas le dan un aspecto similar al de un templo o catedral. De ahí que podamos designarla como el Templo de Pazo Baión.

La amplitud de la estancia provoca que el visitante sienta, efectivamente, que se encuentra en un lugar sagrado, donde suceden cosas trascendentales. Imbuidos de este ambiente tan especial la cata adquiere otra dimensión. Los sitios donde se catan los vinos son importantes siempre, pero si, además, el espacio tiene un aura mágica, se torna en un protagonista más del ritual.

El antiguo palomar es uno de los lugares donde se catan los vinos en Pazo Baión

El Palomar: Nueva vida y nuevo uso

Aunque no tiene la fama del Coliseo o el Vaticano, uno de los monumentos más imponentes y fascinantes de Roma es el Panteón de Agripa. Una edificación que impone por su sólido exterior, pero que cautiva por su estudiadísimo interior. Un espacio en el que la luz cae desde el cielo para transformar la arquitectura en arte.

Algo similar sucede en el palomar de Pazo Baión, uno de los lugares donde se catan los vinos en nuestra propiedad. Un espacio tradicional, ligado a la arquitectura de la hidalguía, que, obviamente, ya no cumple las mismas funciones que antaño. Así, las palomas que habitaban su interior han dado paso a las personas que desean disfrutar de los únicos albariños de pago.

El palomar se ha rehabilitado para recuperar su lustre y reacondicionarlo para su nuevo cometido. El resultado es sobrecogedor. La luz produce un efecto lumínico fascinante en la edificación y las celdas que cubren sus paredes interiores convierten a este espacio en una obra de arte.

Una vez en su interior, en torno a una maravillosa mesa y con los albariños frescos esperando a ser catados, la sensación que predomina es la calidez. Además, su maravillosa iluminación natural hace que la cata sea aún más delicada y especial. Confort y estética van de la mano para convertir a este histórico palomar en uno de los lugares donde se catan los vinos más extraordinarios no solo de Pazo Baión, sino de todo el país. Una sala de catas única.

En Pazo Baión hay espacios cerrados y al aire libre donde se catan los vinos

La Mesa Redonda: El placer de catar al aire libre

Los espacios donde se catan los vinos en Pazo Baión no solo son interiores. Lugares donde centenarias piedras envuelven la experiencia de la cata. Sino que también disponemos de espacios exteriores perfectamente acondicionados para disfrutar de nuestros albariños.

Cuando César Portela diseñó la reforma de Pazo Baión, apostó decididamente por humanizar los espacios naturales, incluir bancos, mesas y caminos para que todas las personas pudiesen disfrutar al máximo de un entorno natural único. Un paraíso en pleno corazón de las Rías Baixas.

Uno de esos rincones naturales pensados para el uso y disfrute de los visitantes es una sensacional mesa redonda de piedra maciza rodeada, a su vez, por tallos de piedra también circulares. Un espacio lleno de encanto en medio del esplendor natural de nuestra finca y con vistas a la antigua Casa de Fontán.

Pocas experiencias hay más placenteras para un amante del vino que degustar deliciosos albariños al aire libre en un paraje natural de ensueño. Por eso la mejor forma de aprovechar los días en los que la climatología juega a favor es finalizar nuestros planes de enoturismo con una cata en la mesa redonda. Sobre todo si los visitantes forman parte de un grupo.

Todos ellos sentados en torno a la mesa, como si fuesen los caballeros del Rey Arturo, listos para brindar y, sobre todo, aprenderlo todo sobre nuestros albariños a través de las tres fases de la cata: la visual, la olfativa y la gustativa. Y, en torno a ellos, un escenario imponente. Naturaleza e historia en su máximo esplendor.

Dónde se catan los vinos: El continente que envuelve la experiencia

Tras este breve repaso por tres de los sitios donde se catan los vinos en Pazo Baión, podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que el continente de la cata, es decir, el espacio en el que se realiza es fundamental a la hora de tener la mejor de las experiencias.

No es lo mismo disfrutar de un gran vino en un sitio acogedor, pensado expresamente para la cata y la realización de cada una de sus fases, que un espacio anodino, carente de valores estéticos o en el que nuestros sentidos se pueden ver perturbados.

La cata no deje de ser un ritual o ceremonia y todos ellos necesitan sus propios espacios. De ahí que el proyecto de Pazo Baión haya puesto en valor siempre los lugares donde se catan los vinos. Tres rincones en los que historia y belleza se funden para servir de continente de las mejores experiencias vinícolas.

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta

Pazo Baión

Últimas noticias