Inma López Silva: «Soy muy dionisíaca, por eso me gusta tanto el mundo del vino»

Inma López Silva es una de las escritoras gallegas más reconocidas a nivel nacional

La genial escritora aterriza en Las Lecturas de Pazo Baión para recomendarnos tres obras deliciosas. Inma López Silva es una de las grandes voces de la literatura gallega contemporánea

Hay conversaciones que bien podrían durar una vida. Una con Inma López Silva (Santiago de Compostela, 1978) entraría sin dificultades en esa categoría. Por lo que dice, por cómo lo dice. También por la alegría que proyecta. Por esa capacidad innata que tiene para hacer sentir bien a su interlocutor. Por todo ello hacía tiempo que teníamos ganas de recibirla en Las Lecturas de Pazo Baión.

Un espacio que hoy da la bienvenida a una de las grandes voces de la literatura gallega contemporánea. Y que se suma a otros escritores como Arantza Portabales o Domingo Villar.

Escritora versátil y comprometida, Inma López Silva es también una amante declarada del mundo del vino. «Soy muy dionisíaca, por eso me gusta tanto el mundo del vino», confiesa.

De vocación precoz, Inma López Silva publicó su primera novela con 16 años. En casa, seguro, lo veían venir desde mucho antes. «Siempre fui muy lectora, y una niña con mucha imaginación, con lo que en cierto modo era un camino natural que canalizase mi vida hacia la escritura.

Desde entonces hasta ahora, la escritora compostelana ha tocado todos los palos. Narrativa, ensayo, traducción, opinión periodística… Sobre sus hombros, más de una veintena de obras que la han catapultado al estrellato.

De El libro de la hija (Lumen, 2020), el periodista Carles Francino dijo que «es lo mejor que he leído en mucho tiempo, pone la piel de gallina». Mientras que otro referente del escenario literario patrio como Ignacio Martínez de Pisón se alineaba en la misma dirección: «Una novela electrizante sobre los más oscuros recovecos del alma humana».

Es en este territorio de la narrativa en el que accede a su zona de confort. «Donde me siento más cómoda es en la novela, ahí me siento como en casa». Aunque reconoce una simbiosis igualmente natural con la opinión periodística.

Un género al que le declara su amor porque, de alguna forma, le permitió evolucionar como escritora. «Me obligó a mejorar la destreza estilística, incluso la forma de observar la realidad», argumenta.

Vayamos pues, sin más preámbulo, con sus sugerencias literarias. Quién sabe también si un buen regalo para estas Navidades… Maridadas, como no podía ser de otra forma, con nuestros albariños de pago.

Inma López Silva marida Gran a Gran con la última obra de Francisco Castro

Pazo Baión y «El cementerio de barcos»

Inma López Silva se estrena en Las lecturas de Pazo Baión con un libro juvenil. El cementerio de barcos (Siruela), del vigués Francisco Castro. Una obra muy especial porque, aunque está dirigida a un público adolescente, es en opinión de nuestra invitada muy seductora también para el público adulto. «Y esa es de verdad la buena literatura», proclama.

El libro, ambientado en una villa marinera, narra una historia de amor, pero con un trasfondo más denso, más relevante. Una historia vinculada con la memoria histórica y el compromiso político.

«Hay en este libro una reflexión de fondo muy poderosa sobre la nueva masculinidad. Me parece una lectura muy sugerente».

Esa sensibilidad por desentrañar los secretos de la condición humana está muy presente en toda la obra de Inma López Silva. Incluso una cierta inclinación por acercarse a las historias que profundizan en el mal.

«Es que yo creo que el mal es literario por definición. Las grandes historias están ahí. Lo interesante del mal primero es que exista. Que pudiendo ser buenos seamos malos no deja de ser curioso. De todos modos –continúa-, a mi lo que me interesa es el mal como consecuencia. La voluntad de poder que aspiramos a ejercer las personas».

Llegados a este punto, la autora gallega marida el libro de Francisco Castro con Pazo Baión. Por su frescura y su personalidad joven. «Me parece que hay una conexión natural con este vino».

La autora recomienda vivamente la lectura de Hamnet

Gran a Gran y Hamnet

La segunda recomendación de Inma López Silva es una de las obras que han causado sensación en los últimos tiempos en el panorama literario mundial. Hamnet, de la irlandesa Maggie O’Farrell.

Una delicia que, en el caso de la autora gallega, conecta con sus gustos personales. «Es que Hamlet es mi obra de cabecera, el libro al que siempre vuelvo», declara.

Hamnet se acerca a la vida de un personaje tan fascinante como William Shakespeare pero de una forma tan original como provocadora. A través de su familia, concretamente, de su mujer y sus hijos.

«O’Farrel crea una historia posible sobre su vida a pesar de las muchas incógnitas que rodean la vida de Shakespeare. Y lo hace con una sensibilidad maravillosa».

López Silva marida esta obra con Gran a Gran. Ese pequeño milagro elaborado en Pazo Baión, un vino pasificado producto de la podredumbre noble, un fascinante experimento que ha conquistado a la crítica y al gran público. Exactamente igual que Hamnet.

Es en este punto en el que nuestra invitada profundiza en su pasión por el mundo del vino. Una sensibilidad que alimentaron sus padres. «Ellos me educaron en el gusto por el vino. A partir de ahí siempre he sentido curiosidad y deseo de probar vinos diferentes. Es que este mundo es una fiesta sensorial», matiza entre risas.

Apasionada del enoturismo, suele visitar bodegas cuando viaja si es posible. «Por supuesto, también pruebo los vinos locales».

Felizidad es un libro indispensable para Inma López Silva

Vides de Fontán y Felizidad

La última propuesta de Inma López Silva en Las Lecturas de Pazo Baión es un ejercicio de sensibilidad e intensidad. Felizidad (Olifante) de la lucense Olga Novo, una maravilla que recibió el Premio Nacional de Poesía el año pasado.

Un libro con el que nuestra invitada tiene una conexión un tanto especial. «Yo había tenido la suerte de escuchar un poema recitado por Olga un año antes y me había quedado sobrecogida, como todos los que estábamos allí disfrutando. Desde entonces, estaba pendiente de la publicación», repara.

Efectivamente, leyó la obra nada más salir y se quedó prendada. «Es un libro perfecto, tan profundo y tan imprescindible… Es poesía de una sencillez aparente, pero con una profundidad tan poderosa…»

Tanto le marcó la obra de Olga Novo, que una de las citas de El libro de la hija es precisamente uno de sus poemas. Luego de todo ello vendría el Premio Nacional y la sucesión de reconocimientos.

Es esa profundidad, esa sensibilidad tan especial, la que lleva a Inma López Silva a maridar Felizidad con Vides de Fontán. Un albariño singular, excepcional por su personalidad, por sus tres años de crianza.

Un vino para degustar. Para dejarse llevar. Una conexión natural con la poesía de Olga Novo.

En definitiva, tres libros muy especiales para disfrutar con tres albariños igualmente genuinos.

Ha sido un auténtico placer recibirte Inma. ¡Hasta pronto!

Accede a nuestra web para comprar el mejor vino albariño.

Si quieres hacer enoturismo en las Rías Baixas, visita nuestra propiedad.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Pazo Baión

Últimas noticias