3 platos otoñales maridados con los albariños de Pazo Baión

El guiso de sepia es uno de los platos otoñales perfectos para maridar con Pazo Baión

Las condiciones climatológicas y los excelentes productos de temporada nos invitan a adentrarnos en la cocina y preparar platos otoñales que maridan a la perfección con los albariños de nuestra bodega

Con la llegada de noviembre nuestro cuerpo nos comienza a pedir comidas calientes. Los guisos se apoderan de las cocinas, pero las brasas también tienen su espacio en la gastronomía otoñal y en nuestros corazones. El fresco y las lluvias asociados a noviembre nos abre el apetito. Además, ¿qué mejor forma de pasar una velada agradable con nuestros amigos y familiares que sentándonos alrededor de platos otoñales deliciosos, maridados con los únicos albariños de pago?

Precisamente ese es el plan que os proponemos hoy. Tres recetas extraordinariamente sencillas que aprovechan algunos de los productos de temporada más sabrosos y los transforman en un menú excelente para cualquier comida para sorprender a nuestros seres queridos.

Tres platos otoñales que, además, maridan a la perfección con los Rías Baixas Pazo Baión, Vides de Fontán y Gran a Gran. Lo más importante de estas recetas es, sin duda alguna, hacerse con las mejores materias primas, desde los frutos del mar hasta los vinos de Pazo Baión y saber controlar los tiempos y la intensidad del calor o el fuego que nos servirá para cocinar los platos.

La mejor forma de comenzar un menú compuesto por platos otoñales es con unas deliciosas codornices al horno

Codornices al horno con Vides de Fontán

La costumbre dicta que la carne suele servirse después del pescado o marisco. Pero a la hora de confeccionar este menú compuesto por platos otoñales hemos decidido darle una vuelta a esta idea. ¿Por qué no comenzar por un plato de carne ligero y delicioso que sirva como telonero de un espectacular guiso tradicional?

Por eso, el primero de nuestros platos otoñales está conformado por un único y excelente producto: codornices cocinadas al horno. Estas pequeñas aves pueblan los bosques gallegos, transformados en océanos de colores por culpa del otoño. Su deliciosa carne ha formado parte de nuestra gastronomía desde hace siglos. Su sabor es tan especial y característico que no necesitan muchas florituras para conformar un plato sensacional.

Ingredientes
1 codorniz por persona
1 diente de ajo por persona
1 ramita de tomillo por persona
Aceite
Vino blanco
Sal, pimienta y orégano al gusto

Elaboración

De ahí que la ejecución de esta receta sea extraordinariamente sencilla. Tras comprar las codornices (recomendamos una por persona), hay que proceder a limpiarlas. Si queremos ahorrarnos trabajo, lo mejor es pedirle a nuestro carnicero de confianza que nos haga el trabajo sucio.

Una vez que estén limpias, se sazonan con sal y pimienta y se mete en su interior un diente de ajo y una rama de tomillo y un poco de orégano. Se precalienta el horno a su máxima temperatura, se depositan las codornices en una bandeja, se rocía aceite de oliva sobre ellas y se se introduce la bandeja en el horno. Se dejan cocinar durante 10 minutos, después se añade un buen chorro de vino blanco y se dejan cocinar otros 10 minutos más.

Maridaje

Finalmente, se sacan del horno y se sirven, acompañadas por una copa (o dos) de nuestro albariño Vides de Fontán, un vino que sobresale dentro de la D.O. Rías Baixas por su complejo proceso de crianza, que se alarga hasta tres años. Dicho proceso de maduración se traduce en una estructura aclamada por la crítica y unas notas especiadas y tostadas que lo convierten en el mejor acompañante para carnes como las codornices.

Guiso de sepia con Pazo Baión

Como anunciábamos antes, el segundo de nuestros platos otoñales tiene como absoluta protagonista a la sepia. Este molusco impregna de su delicioso sabor a los mejores guisos. ¿Y qué mejor momento para elaborar y disfrutar un guiso que el otoño? A la hora de pensar en platos otoñales que nos calienten el cuerpo y el alma, es inevitable regodearnos en la imagen mental de un humeante guiso casero. Pues bien, ¿por qué no pasamos del terreno de la imaginación a la realidad?

Ingredientes
1 kg de sepia
500 gramos de patatas
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 tomate maduro
Aceite
Vino blanco
Perejil
Sal y pimienta al gusto

Elaboración

En primer lugar tenemos que cortar la sepia en cuadrados de tamaño medio. Posteriormente, picamos la cebolla y los dientes de ajo de manera fina. Los rehogamos en una cazuela con aceite de oliva hasta que la cebolla adquiera color y esté perfectamente pochada. Ese será el momento de añadir a la estrella de la función: la sepia. Tras incorporarla a la cazuela la rehogamos en torno a cinco minutos con la cebolla y el ajo, removiendo con cuidado cada cierto tiempo, para asegurarnos de que se rehoga de forma regular y no se nos quema.

Y, a partir de este punto, comienza el chup chup. Añade un vaso de vino blanco, el tomate picado muy fino, las patatas cortadas en trozos grandes para evitar que se diluyan en el guiso e incorpora un poco de agua hasta que la sepia quede cubierta de líquido. Deja que todo se cueza a fuego lento durante 20 minutos. Al pasar este tiempo añade las patatas troceadas y deja que la cocción del guiso prosiga otros 30 minutos. Cuando este tiempo vaya expirar puedes añadir el perejil cortado muy finito.

Al terminar, sirve la sepia en una fuente o incluso en la propia cazuela humeante. Los olores invadirán todo el espacio y harán que a tus comensales se les haga la boca agua incluso antes de probar la sepia.

Maridaje

¿Con qué podemos acompañar a uno de los platos otoñales más icónicos? En dos palabras: Pazo Baión. El Mejor Vino Blanco Joven de España según la Guía de Vinos Gourmet 2022 es la elección perfecta para un guiso que mezcla un producto del mar tan maravilloso como la sepia con uno de tierra tan importante en nuestra gastronomía como la patata. Su intenso perfume varietal deslumbra nuestros sentidos con los soberbios aromas de los albariños y su frescor y largo desarrollo en boca lo convierten en el socio perfecto para los frutos del mar.

Entre los platos otoñales típicos de Galicia destacan, sin duda alguna, las castañas asadas

Castañas asadas con Gran a Gran

Una de las fiestas populares más importantes de Galicia es, sin duda alguna, el Magosto. A lo largo y ancho de toda la comunidad se llevan a cabo a lo largo de la primera quincena de noviembre miles de magostos. Un sinfín de personas se juntan para compartir risas, conversaciones, vino y castañas. Es tal su relevancia social y su tradición histórica que para los gallegos resulta difícil pensar en esta estación y no acabar deseando catar uno de los platos otoñales por antonomasia de nuestra gastronomía y principales protagonistas de los magostos: las castañas asadas.

Ingredientes
1 Kg de castañas de país

Elaboración

¿Qué necesitamos para asar castañas? Lo conveniente sería fuego, ya sea una chimenea, una parrilla, una cocina de leña o una cocina de gas. Y una sartén con agujeros para cocinarlas. ¿Qué pasa si en nuestra casa no tenemos ninguna de esas opciones? ¿Nos quedamos sin degustar uno de los platos otoñales más importantes y tradicionales? No, que no cunda el pánico, las castañas también se pueden asar en un horno eléctrico convencional.

Sea cual sea el método que empleemos, en primer lugar es imprescindible realizar un corte profundo en cada una de las castañas que atraviese sus dos pieles y evite que salten cuando son expuestas al calor, provocando involuntarios petardazos. La mascletà no se lleva a cabo en otoño.

Después, simplemente hay que colocar las castañas en la sartén o en una bandeja de horno y dejar que se asen gracias al fuego o al calor. Lo importante es, sin duda, asegurarnos de que se cocinan todas y por todos sus lados y evitar que no se nos quemen. La piel de la castaña debe adquirir una tonalidad entre el marrón y el negro. Sin que queden crudas, pero tampoco chamuscadas. ¿Cuál es nuestro consejo? Coged una castaña, peladla y comprobad de primera mano cuál es su estado de cocción. Si ya está asada, será el momento de sacar, también, a sus hermanas.

¿Cuál es la diferencia entre asar las castañas al fuego o al horno? El toque ahumado que le da el primer método a las castañas forma parte del característico sabor de uno de los platos otoñales más insignes de Galicia.

Maridaje

Una vez que estén fuera, los comensales podrán degustar una a una estas castañas, acompañándolas con Gran a Gran, un semiseco fruto de un milagro natural: la podredumbre noble. Un albariño cuyas notas amieladas y confitadas lo convierten en la mejor elección para maridar postres como las castañas asadas.

Si no conquistas a tus seres queridos con este menú compuesto por tres platos otoñales tan sugestivos, sencillos de hacer y perfectamente maridables con los albariños de Pazo Baión, será mejor que te tomes un descanso como chef y dimitas de tus funciones de anfitrión. Pero tranquilo, estamos seguros de que esto no llegará a pasar, te prometemos que con estos tres platos otoñales juegas sobre seguro. Estómagos felices para endulzar noviembre.

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta

Pazo Baión

Últimas noticias