¿Casarse en invierno? Sí, es posible en un lugar como Pazo Baión

En Pazo Baión hacemos que casarse en invierno en Galicia sea una maravillosa realidad

Hay pocos días en nuestra vida más especiales que el día que celebramos nuestra boda. Por eso queremos que durante esa jornada todo salga perfecto. Organizar un evento de esta magnitud conlleva tomar muchas decisiones, comenzando, claro está, por la decisión de formalizar el amor delante de familiares y amigos. Tras esta decisión llegan otras dos que son, casi, igual de importantes: la fecha y el lugar. La tendencia natural de la mayoría de parejas es buscar una fecha en verano para celebrar una boda en Galicia, pero… ¿Por qué no casarse en invierno?

Todos somos conscientes de que el verano juega con ventaja. En el imaginario colectivo tenemos asociados los meses de julio y agosto con las fiestas populares, la playa y el calor. Sin embargo, estas ideas preconcebidas arrastran dos peros:

  • El clima es imprevisible y más en este pequeño rincón del mundo. Un día de calor extremo puede resultar más engorroso para los novios y sus invitados que una jornada de frío invernal. Al fin y al cabo, al frío lo combatimos abrigándonos, pero frente al calor hay poco que hacer y menos teniendo en cuenta el protocolo de vestimenta de una boda.
  • Todo el mundo ha tenido la misma idea. Así como ir a un centro comercial el día antes de nochebuena mientras llueve nos parece una idea pésima, porque nos enfrentaremos a una marabunta de gente, organizar una boda en verano supone pelearse con otros novios por la fecha, el lugar, el fotógrafo, el decorador, etc.

En este artículo vamos a luchar contra los prejuicios y enseñaros por qué casarse en invierno es posible en un lugar tan especial como Pazo Baión. Es más, os queremos demostrar que casarse en invierno puede ser la decisión más acertada para conseguir que el día más especial de una pareja sea un éxito rotundo. Acompañadnos.

Celebra una boda en Galicia cuándo, dónde y cómo quieras

Organizar una boda en Galicia está de moda. Ya no solo se casan aquí las parejas gallegas, sino que muchas personas vienen de otras partes para oficializar su compromiso amoroso y festejarlo por todo lo alto. Los paisajes, la gastronomía y los vinos de Galicia han situado a la región como un auténtico referente en la celebración de bodas.

Este boom trae consigo sensacionales repercusiones económicas y sociales, pero también tiene un pequeño hándicap: encontrar el sitio perfecto es muy difícil durante los meses de verano. La lista de espera puede superar los dos años. ¿Por qué esperar tanto tiempo para celebrar una boda si es posible casarse en invierno?

Si decidimos organizar una boda durante los meses invernales tendremos libertad total para:

  • Escoger la fecha. No tendremos que quedarnos con el único fin de semana libre del trimestre y podremos seleccionar la jornada que mejor se acomode a nuestras vidas.
  • Seleccionar el lugar perfecto. El escenario donde se celebra el amor es clave. Tiene que ser un lugar mágico en el que la pareja brille con luz propia. Casarse en invierno en espacios tan especiales como Pazo Baión es posible, sin necesidad de tener que esperar durante meses y meses.
  • Cuidar cada detalle. Una boda es una suma de detalles. En un solo día se visibiliza el trabajo de meses y la pasión que los novios han puesto a la hora de organizar el evento. Al casarse en invierno es más sencillo que cada detalle sea coherente con la visión que tiene la pareja de su boda. No tienen que conformarse con su opción C para el fotógrafo y su opción F para el DJ. Todos los detalles son la opción A.

Las ventajas de huir del boom veraniego

Precisamente, al huir del verano, los novios se encontrarán con la agradable sorpresa de que casarse en invierno facilita sobremanera la organización de la boda. No tendrán que ponerse en contacto con decenas de proveedores para gestionar cada aspecto clave del evento, desde la comida hasta los fotógrafos. No tendrán que pelearse con otras parejas por los servicios y las fechas que desean. Los precios de muchas cosas serán más asequibles. Y los plazos de entrega más cortos.

Además, como ya señalábamos antes, al casarse en invierno, las parejas pueden contratar todos los servicios que más les gusten y se ajusten a sus necesidades y deseos. Esto garantiza que organizar una boda en Galicia en invierno resulte mucho más sencillo. Y que, además, todo sea perfecto. Los novios no tienen que renunciar a nada por falta de disponibilidad o problemas de agenda. Cada detalle del día más especial de sus vidas será como ellos lo imaginaron.

Frente al caos del boom veraniego, casarse en invierno es la mejor decisión que se puede tomar para que una boda sea perfecta.

Casarse en invierno es una decisión sensacional que te facilita la organización de tu boda

El invierno como telón de fondo de una boda especial

Uno de los grandes motivos de organizar una boda en Galicia en verano es la posibilidad de disfrutar de nuestros hermosos espacios naturales y su maravilloso verdor. Sin embargo, la naturaleza veraniega no tiene la desbordante personalidad de otras épocas del año como el otoño y sus colores ocres o el invierno, sus árboles desnudos y su tonalidad blanca.

Esto provoca que los parajes invernales puedan ser un telón de fondo perfecto para una boda, gracias a su desbordante encanto y personalidad. Y lo que no es menos importante, la naturaleza invernal se convierte en un escenario singular y sorprendente, que hace que casarse en invierno resulte muy diferente a casarse en verano y maraville a todos los invitados.

Frente a algunas bodas veraniegas que parecen un calco entre sí, casarse en invierno genera una enorme cantidad de estampas únicas. Lo que deleitará a todos los asistentes al evento y, además, quedará fijado para siempre en las fotografías que se tomen ese día.

Casarse en invierno: el blanco brilla con luz propia

Esto último nos conduce a un aspecto clave de casarse en invierno: el álbum fotográfico de la boda. Más allá de disponer de una mayor cantidad de fotógrafos entre los que elegir y que estos disponen de más tiempo para organizar su trabajo, lo cierto es que casarse en invierno puede servir para obtener un álbum de bodas único y lleno de personalidad. Más aún en un lugar tan especial como Pazo Baión.

Uno de los grandes encantos de nuestra finca es su variedad de paisajes. Mires a donde mires te encuentras con una estampa digna de ser fotografiada. Hermosos jardines, deliciosas esculturas, históricos edificios, kilómetros de vides al desnudo… ¡y hasta un palmeral! Todos estos elementos están concentrados en una propiedad centenaria. Un rincón histórico de Galicia que funciona con sus propias reglas y en el que la naturaleza es especial en todas y cada una de las épocas del año.

Las imágenes que ilustran este artículo dan buena fe de lo hermoso que se ve Pazo Baión durante el invierno. El sol invernal baña cada centímetro de hierba, cada trozo de piedra y cada rama de los árboles. Nuestros espacios naturales se ven iluminados por un blanco brillante que no solo realza su belleza, sino que también hace brillar a los protagonistas de una boda con luz propia. Podemos garantizar que el vestido blanco de una novia encajará a la perfección en este escenario tan bucólico.

Celebrar la ceremonia y el cóctel al aire libre en un paraje natural sin igual

Pazo Baión cuenta con un sensacional patio interior al aire libre perfecto para celebrar la ceremonia y el cóctel, disfrutar del aire puro y la naturaleza y guarecerse del frío invernal.

Lo que durante la vendimia es el centro neurálgico de la bodega de Pazo Baión, en una boda se transforma en el epicentro del amor, la felicidad y la algarabía. Un lugar pensado para celebrar el amor y que los novios y sus invitados lo puedan disfrutar la máximo. Un espacio en el que deleitarse con la magia del invierno sin pasar frío. Un escenario perfecto para inmortalizar el momento más especial de una boda y, también, para que comience la diversión.

¿Y si llueve? No hay ningún problema, los centenarios espacios de Pazo Baión, fruto de un fascinante trabajo de rehabilitación, están perfectamente acondicionados para combatir las inclemencias. De todas formas, el invierno no es la época más lluviosa del año y si da el sol, nuestro patio se puede convertir en un lugar que haga las delicias de todas las personas reunidas para celebrar el amor.

Casarse en invierno tiene una enorme cantidad de encantos en un lugar perfectamente acondicionado como Pazo Baión

La mejor época para darse un festín

Y después del cóctel… ¿Qué? Llega el momento del banquete. En Pazo Baión contamos con un majestuoso salón en el que patrimonio histórico y modernidad se dan la mano. En nuestra sala para banquetes, los invitados podrán disfrutar de auténticos manjares mientras están en un espacio perfectamente aclimatado para evitar que nadie pase frío. Ni mucho menos.

Otra cuestión que juega a favor de la decisión de casarse en invierno es la gastronomía. Los frutos del mar, las mejores carnes gallegas y los más deliciosos productos de la huerta están a plena disposición de los cocineros. Podemos garantizar que el menú de una boda en Galicia en invierno no tiene nada que envidiar al de un evento celebrado en verano.

Además, seamos sinceros, en verano con tantas fiestas patronales, reuniones familiares y ceremonias, no tenemos mucho apetito. En muchas ocasiones llegamos a septiembre empachados. Y el calor tampoco anima a comer demasiado, sino, más bien, a comer ligero.

En cambio, en invierno, nuestros estómagos son más golosos y están dispuestos a pegarse auténticos festines. Casarse en invierno puede ser la excusa para darse un homenaje, disfrutar de la gastronomía gallega y hacer felices a nuestros corazones y estómagos.

Darlo todo en la pista de baile

Así como acabamos el verano cansados de comer, muchas veces también llegamos a la línea de meta de septiembre faltas de energías de tanto bailar. Las innumerables fiestas que salpican el calendario estival nos pueden dejar exhaustos. En cambio, en invierno, pasamos mucho más tiempo resguardados en nuestras casas, delante de un café calentito y tapados con una manta. ¿Qué mejor forma de interrumpir ese letargo que una boda?

Casarse en invierno es, así, una invitación a romper con la monotonía, disfrutar de la música al lado de la familia y los amigos y darlo todo en la pista de baile.

A muchas personas el banquete de una boda se le hace demasiado largo, en cambio, el baile es un momento mágico en el que todo el mundo es tremendamente feliz. Casarse en invierno, como señalamos antes, te permitirá contratar al mejor DJ o grupo para amenizar el baile y, además, todo el mundo estará con muchas ganas de bailar tras los meses de descanso otoñal.

Vinos eternos para disfrutar en cualquier estación

Pazo Baión es el lugar perfecto para casarse en invierno porque ya se ha enfrentado 500 veces a esta época del año y no solo ha salido airosa, sino que se ha beneficiado de sus ventajas. Al fin y al cabo, para las cepas de nuestros viñedos, el invierno es fundamental. En esta época del año descansan y se regeneran para seguir ofreciendo uvas albariño de una extraordinaria calidad.

En toda boda en Galicia que se preste, el vino es clave. En Pazo Baión, como no podía ser de otra forma, ofrecemos a las felices parejas y a sus invitados nuestros albariños de pago. Tres elaboraciones alabadas por la crítica y los amantes del vino. Tres Rías Baixas que destacan por su composición aromática y largo desarrollo en boca. Tres vinos que maridan a la perfección con los manjares que se disfrutan en una boda.

Nuestro buque insignia, Pazo Baión, es el mejor acompañante para los frutos del mar. Vides de Fontán, un albariño con tres años de crianza, casa (nunca mejor dicho) a las mil maravillas con diversas carnes. Y Gran a Gran es el mejor maridaje para los aperitivos y los postres. Además, también disponemos de todos los vinos de la bodega de Condes de Albarei.

La mejor forma de brindar por el amor de los recién casados es tener las copas llenas de deliciosas elaboraciones. Y eso en Pazo Baión lo tenemos garantizado.

La sobresaturación de los fines de semana del verano genera mucha inquietud en miles de parejas que desean que sus bodas sean perfectas. Por ello, casarse en invierno puede ser una fantástica idea para huir de esa incertidumbre, beneficiarse de todas las ventajas de esta estación y conseguir que cada elemento de la boda responda a los deseos y aspiraciones de los novios.

En Pazo Baión convertimos la idea de casarse en invierno en una hermosa y bellísima realidad. Los impresionantes paisajes invernales de nuestra finca, los espacios exteriores e interiores de nuestra propiedad perfectamente acondicionados y nuestros prestigiosos Rías Baixas son los elementos ideales para conseguir que casarse en invierno sea una experiencia tan sensacional como inolvidable.

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta

Accede a ofertas exclusivas

Suscríbete a nuestra comunidad

Nuestras redes sociales

Noticias más vistas

Pazo Baión

Últimas noticias